miércoles, 24 de noviembre de 2010

Mi Facebook y sus juegos

Como ya sabéis, últimamente se han puesto de moda las redes sociales. Yo no tenía ni idea de que era eso, pero la curiosidad me empezó a picar y allí que me metí. Primero me hice una cuenta en Facebook, después en Twitter. Me quedaba Tuenti y esa me costó un poco porque necesitaba invitación, pero al final lo conseguí. Así pues, ya estoy en las redes sociales.
Total, que con la que más enredo es con el Facebook. Tengo un curro que no veáis. Muchas veces me arrepiento de ello, os contare porque. Un día vino a casa una amiga y empezó a decirme que si no tenía mascota en Facebook. Yo no tenía ni idea de que hablaba, pero me enseño como iba el tema. Total, que me gustó y me hice una mascota. La consecuencia fue que les hice crear mascotas a toda la familia. Porque claro, cuántos más  amigos con mascota tienes, más cosas puedes comprar. Así que ya tenía una mascota con una casa que para mí la quisiera yo.
Al poco me llega una invitación de un aquarium. ¿Qué podía hacer? Pues aceptar. Así que ahora tengo cuatro tanques  con peces a los que tengo que darles de comer, limpiar las peceras, etc. Toma más curro.  Ahí no quedo la cosa, cuando menos me lo esperaba, me llega la invitación para la famosa granja. Cachis con la granja, esta sí que tiene curro (si os llega invitación, ignoradla). Te pasas un buen rato con ella. Primero cosechas, pero claro, según lo que siembres, la cosecha tarda más o menos en crecer, así que tienes que estar al tanto porque si no, se pudre la cosecha y todo lo que has currado no ha servido para nada. Después que si las gallinas, vacas, cabras y cerdos, que si visitas a tus amigos. Menos mal que yo tengo pocos. Total, que estás más de una hora en el Facebook, solamente currando, sin sueldo, y sin quejarte.
También juego a mi ciudad, ¿no querías taza? Pues toma taza y media. Este va de construirte una ciudad. El caso que me paso el día poniendo casas, tiendas, carreteras, etc. Y todo para que a los dos días se proclame un incendio. ¡Qué mal lo paso! Para apagarlo necesito cinco bomberos y eso son cinco días de espera viendo cómo se quema la ciudad. Total, que me lio yo sola con los juegos del Facebook. Así que ya no me mandéis más invitaciones de juegos porque no acepto más. Ya tengo bastante con currar fuera, como para que, cuando llegue a casa, tenga que seguir cosechando, cuidando mascotas virtuales y apagando fuegos.