domingo, 21 de noviembre de 2010

Nuestros amigos los perros

Cuando decidimos tener un perro  en casa debemos saber que no es juguete, sino un ser vivo que necesita muchos cuidados y cariño.
Él te aportará muchas cosas y nunca te pedirá nada a cambio. Una mascota te da muchas satisfacciones: será el primero que te salude al llegar a casa, nunca te sentirás solo, hablarás con el perro y nunca te juzgará, haciéndote sentir bien. También hará que te sientas útil, ya que él necesita una persona para su vida diaria, por que si tu no lo le das los paseos, solo no podrá. Pero ser dueño de un perro también comporta responsabilidades: tú eres el encargado de tener siempre comida y agua fresca en su comedero. Como cuidador que eres, le tendrás que poner las vacunas pertinentes y el chip de identificación. Otra responsabilidad añadida es que debemos ser cívicos recogiendo sus caquitas, llevarlo atado y según la raza y peso, con su correspondiente bozal para evitar disgustos de peleas o que se revuelva el animal y te lie una bronca. Además, en tu paseo cotidiano puedes encontrar gente a la que no le gusten o tenga miedo a los perros y dichas personas tienen que ser respetadas al igual que vosotros.
Un perro te agradecerá que lo lleves al monte, a un lugar donde él pueda correr y jugar sin causar ningún daño. Al final ellos necesitan hacer ejercicio y a ti te vendrá de maravilla. Tenemos que tener  en cuenta que el perro al fin y al cabo, es un animal. Muchas veces tendemos a tratarlos como personas y nos estamos equivocando. De cachorros hay que educarlos, o por lo menos, intentar enseñarles unas normas básicas de convivencia.
En algunas residencias de mayores están empezando a trabajar con perros convenientemente  adiestrados para ayudar a los ancianos en su desarrollo físico, dándoles alegrías, y haciéndoles sentir más útiles. Los perros son más que simpáticas mascotas. Como por ejemplo,  los perros lazarillos, que ayudan a los invidentes, los perros de salvamento, para ayudar en catástrofes, y como no,  los perros pastores que son los que ayudan a los pastores.
Ahora, en estas fechas cercanas a las Navidades, si alguno está pensando en regalar un perro, que sepa que necesita cuidados, y que es para siempre.
Mi perro Beltza
UN PERRO NO ES UN JUGUETE, ES UN SER VIVO